Borda Kastenberri desde el s.XVIII, era un edificio de aproximadamente 100 m2 con dos plantas, la inferior para ganado y la superior para heno y aperos. Los terrenos que la circundaban eran y son de 2 hectareas en un paraje muy tranquilo, en el que se desarrollaban labores ganaderas y agricolas. La reconstrucción de la casa en 2001, mantuvo la idea de conservar la original paz y tranquilidad del entorno y dotar a la casa de comodidades, manteniendo los muros en sus lugares originales. La casa consta de un salón de 100 m2, en el cual está integrada la cocina y un baño completo. Dos porches y jardin, con mesas exteriores.


El salon tiene una gran chimenea que sirve para cocinar y que además está conectada a los radiadores de la casa. La casa tambien dispone de caldera diesel.